jueves, 21 de abril de 2011

¡Hola chata! ¿Como estas? - Un 20 de Abril, 21 años después

¡Hola chata! ¿Como estas?



              Los amantes del fútbol han tenido que esperar nada menos que 21 años para vivir otra final entre Real Madrid y Barcelona, después de las que ya disputaron en 1936, 1968, 1974, 1983. El 5 de abril de 1990, también en Mestalla, los azulgranas derrotaban por 2-0 al eterno rival para levantar al cielo la Copa del Rey y cambiar el curso de la historia. 21 años y 15 días después ambos conjuntos vuelven a verse las caras en Valencia. (Marca) 



No queda casi nadie  de aquel entonces. 


Las tiempos han cambiado, como aventuraban los Celtas Cortos en una canción grabada a fuego en el pop-rock español. "20 de abril del 90" narraba la soledad y nostalgia de un joven quince días después de aquella final. (Marca)


"Entonces no lo vi, ese muchacho estaba en otra órbita muy distinta. Me he hecho futbolero con el paso del tiempo", admite Jesús Cifuentes, autor de la canción y voz del grupo vallisoletano desde su fundación. Ya no queda casi nadie de los de antes, como sigue la canción, y la nostalgia no ha desaparecido. "No me gusta la parafernalia ni el desfile de modelitos que rodea ahora al fútbol. Todo ese barrizal contamina la pasión por el deporte. 
Los viejos partidos siempre parecieron mucho más cercanos a lo humano".(Jesus Cifuentes)


¡Hola chata! ¿Como estas?


                             Tiene razón Jesús y lo recuerdo perfectamente, en aquel tiempo yo trabajaba en los montes de Covaleda, en pinares, desbrozando y cortando pinos y es cierto todo era mas humano, hasta el trabajo. En el partido de ayer había odio pinchado en vena, siempre se enfrentaron las dos Españas, pero lo de ayer no tenia parangón, todo muy disimulado, muy versallesco y muy canalla. Todo se volvió en contra del Barça y hasta los mejores caen si son mordidos por una serpiente, Sansón cayo destruido delante de una mujer,  Aquiles herido de muerte, por un jovenzuelo imberbe y afrutado Paris. Y un juez que no tenia que haber tomado ser parte, decidió hacerlo, paralizando el juego de tiralíneas del Barça a base de supuesta faltas y por miedo a que el partido tomase otros derroteros, que no fuese un Madrid derrotado, ante el maravilloso juego del mejor equipo de la historia. (Rafael Valiente)


¡Hola chata! ¿como estas?

              20 de abril del 90 hola chata, ¿como estás? ¿Te sorprende que te escriba? Tanto tiempo es normal Pues es que estaba aquí solo me había puesto a recordar me entro la melancolía y te tenia que hablar ¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo? Las risas que nos hacíamos antes todos juntos hoy no queda casi nadie de los de antes y los que hay han cambiado, han cambiado, SI! Pero bueno, ¿tu que tal? di lo mismo hasta tienes críos Que tal te va con el tío ese? espero sea divertido Yo la verdad, como siempre sigo currando en lo mismo la música no me cansa pero me encuentro vacío Bueno pues ya me despido si te mola me contestas, espero que mis palabras, desordenen tu conciencia. Pues nada chica, lo dicho hasta pronto si nos vemos yo sigo con mis canciones y tu sigue con tus sueños. (Celtas cortos)


__Cuanto tiempo pasado y mis jóvenes amigos de entonces, seguimos en contacto, gracias sobre todo a las redes sociales, ellos cuarentones y yo sesentón, estamos y nos hablamos como si el tiempo no hubiese pasado, nos quedamos allí, no nos hemos vuelto a ver, siguen siendo niños, siguen teniendo veinte años, ojala que el tiempo no los cambie, que veo que no y que por siempre sigamos siendo amigos.
__Cuanto Rock y cuantos cubatas al gañote en aquellas frías noches del invierno soriano, vivido esta, pero nunca volverá, ahora me pongo malo con agua que me caiga en la cabeza, no puedo volver a bautizarme.
__Si de algo no me arrepiento, es aquel tiempo y en el mismo lugar. (Rafael Valiente)


              Rafael



viernes, 15 de abril de 2011

No encuentro titulo-Como decirte, como contarte.

 Ha pasado casi un mes desde mi ultima publicación, ha sido volver a buscar mi sitio después de los últimos avatares, pero lo bueno y lo malo todo pasa.
Allende los mares una buena amiga Lilia Gricel me envió un mensaje que resumido decía así:


__No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje. Durante mi larga vida, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje –el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al amigo-. Pero no lo leas –le dijo- manténlo escondido. Abrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación.

Muchas cosas sucedieron en aquel corto periodo de tiempo, problemas personales y hasta la muerte de un ser querido vinieron a agravar la situación, la pesadumbre, la angustia, la tristeza infinita llenaron mi alma y entonces me acorde de aquel mensaje, no encontraba salida debía recurrir a el.


Lo busqué desdoble el mensaje, leí su contenido y solo decía:__esto también pasara.__No entendí nada, esa era la solución a mis problemas, Dios de pronto comprendí, nada es lo suficientemente importante en ningún sentido para sentirse derrotado, volví a sentirme eufórico y feliz, con mis algaradas, mis enjuiciamientos y sintiéndome jubiloso por encima del bien y del mal.

Al tiempo creyéndome que solo yo estaba en posesión de la verdad, volví a recibir otro mensaje, el cual decía:__este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero.
__Y esto también pasara.


Recuerda que todo pasa. Ninguna cosa ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.

 __Nadie me dijo tan gran verdad y de nuevo me ha vencido el mensaje y de nuevo me siento egoísta y altanero y de nuevo quiero volver a sonreír con mesura, de nuevo quiero aprender a pedir perdón y de nuevo quiero ser yo.


Oh mi querido, soñado y adorado Whitman tus palabras siempre sirven para enjuiciarme y desde allí, desde esos bosques sagrados que tu habitas, siempre me mandas un amigo, una voz que me dice con un susurro:


__Yo no ejecuto mis marchas para los vencedores, también son para los muertos, para los vencidos, para los humildes, si, también.

             Gracias Lilia, es toda una lección para un iconoclasta como yo.


                                               Rafael



Mary & Rafa

                                                                                                                Mary & Rafa